“¡Qué pasada Florencia! No sabía que había tantas bicis”

Florencia, Pisa y Roma. Ese fue el tour que hicimos hace poco por Italia. Además de comer pizza y pasta a raudales, nos quedamos sorprendidos con la cantidad de bicis que hay en la ciudad. 

Florencia es la capital (y la ciudad más poblada) de la Toscana, como seguramente ya sepas. Tiene cerca de 400.000 habitantes y está bañada por el río Arno. 

Florence

Al ser una ciudad plana, compacta y de tamaño medio (tirando a grande), además de contar con un clima meditérraneo, hace que el uso de la bicicleta sea relativamente fácil y cómodo.

Florence bike culture

La cantidad de bicis que hay por las calles del centro es enorme. En cualquier calle o plaza es muy fácil encontrar aparca bicis repletos. Además, los aparcabicis de las calles están en la calzada, lo que hace que se sienta una normalización de uso de la bicicleta muy grande.

Florence bike culture

El cierre del centro urbano al tráfico ha obligado a la gente a usar otras alternativas de transporte y la bicicleta ha sido la que mejor se ha adaptado a las necesidades de la gente.

Aunque Florencia no es la ciudad con más bicis de Italia, ese puesto lo ocupa Ferrara, la diferencia con otros lugares es tremenda; por ejemplo, si lo comparamos con Roma, donde hay una mayor presencia de la moto. Hay que tener en cuenta que la moto está muy arraigada en la cultura italiana desde siempre: Piaggio y su modelo Vespa, Ducatti, Aprilia, etc. 

Otra cosa interesante es que en Florencia, el sistema del carril bici no está muy desarrollado. Hay algunos carriles duales (bici-peatón) que aligeran la presión de tener coches detrás. Pero no tener carriles bici se demuestra no ser un obstáculo para el uso de la bici. Florencia es un claro ejemplo de que no son necesarios carriles bicis para los desplazamientos urbanos. 

Sistema público y privado de bicicletas

En el año 2012 la ciudad puso en marcha un sistema de bici pública. La estrategia usada fue instalar dos grandes estaciones en ambos extremos del centro de la ciudad. Pero el uso del mismo ha sido de muy moderado éxito. Solo hay que ver que las bicis que se usan en la ciudad son mayoritariamente de la gente, no de servicios públicos o de bicicletas de alquiler.   

En cuanto a empresas privadas de alquiler de bicicletas compartidas se pueden ver bicicletas de Mobike en el centro. El mantenimiento de las mismas no es el deseado. Más de una vez he visto algunas en mal estado, pero sin duda, da una opción más de alquiler para el turista. 

No todo es lo que parece

Pero no nos engañemos, no todo es lo que parece. Aunque en Florencia el uso de la bicicleta está muy normalizado sigue siendo un problema el tráfico, especialmente en hora punta. Hay que tener en cuenta que mucha gente que vive en pueblos o zonas rurales dependen de la urbe. En estos casos el uso del coche se hace imprescindible para ir a la ciudad generando horas punta con mucha densidad de tráfico.