Una de las cosas más olvidadas después de hacer ejercicio son los estiramientos. En este artículo voy a contarte mis 5 estiramientos para bicicleta favoritos después de un desplazamiento urbano.

Conozco mucha gente después de hacer ejercicio: correr, ir al gimnasio, etc.  siempre obvian el estiramiento. Algunos consideran que no es necesario, y otros consideran que no tienen tiempo para hacerlo. Por lo que imagino que después de un desplazamiento en bicicleta son pocas las personas que dedican 5 minutos a realizar estiramientos o incluso ni tan siquiera se lo habían planteado. 

Los beneficios fundamentales que obtenemos con los estiramientos para bicicleta son:

  • Reducción de la tensión de los músculos durante el ejercicio. 
  • Mejora de la flexibilidad de los músculos y por tanto reducción de las lesiones. 
  • Mejora de la circulación sanguínea.
  • Facilita de absorción del ácido láctico, lo que va a traducirse en menor fatiga muscular posterior.

Los desplazamientos en bicicleta son ejercicio, lo mismo que si vas a correr o al gimnasio y por tanto es muy recomendable hacer una pequeña sesión de estiramientos tras ello.

Para algunos puede resultar un poco vergonzoso hacer estiramientos al llegar a la oficina o su puesto de trabajo. Si es así, busca un sitio más tranquilo para hacerlos: vestuarios, baños, parte trasera del edificio, zona donde dejas la bici… Tu salud está por delante de “el que dirán”. 

¿Qué músculos usamos en los desplazamientos urbanos para pensar en los estiramientos para bicicleta?

En bicicleta los músculos que más utilizamos son: gemelos, bíceps femoral, cuádriceps y glúteos. 

Aunque también otras zonas como la espalda, pueden tensionarse durante el desplazamiento en bicicleta. Si vas en bici de carretera o fixie tu postura será más inclinada, si vas en una de paseo o plegable con posturas de 45º o 90º grados tu espalda sufrirá algo menos. 

¿Cuáles son mis 5 estiramientos para bicicleta?

Yo, siempre antes de empezar a trabajar hago los siguientes estiramientos: 

1.- Gemelos y espalda alta: adelanta una de las piernas y baja la posición de tu cuerpo para notar una ligera tensión en el gemelo de tu pierna trasera. A la misma vez, estira los brazos enlazando los dedos de ambas manos. Aguanta 10 segundos sin rebote.
2.- Gemelos y pecho: misma posición que en el anterior pero, esta vez, estira tus brazos hacia atrás para notar tensión en los pectorales. Cambia de pierna respecto
del anterior ejercicio para poder estirar el otro gemelo. Aguanta 10 segundos sin rebote.
3.- Bíceps femoral: estira una pierna y flexiona ligeramente la de apoyo. Pon tus manos en la pierna
flexionada. Aguanta 10 segundos sin rebote.

4.- Cuádriceps: levanta una pierna y flexiona hacia
atrás. Aguanta 10 segundos sin rebote. Apóyate en algo si lo necesitas para no perder el equilibrio.
Si la rodilla la echas hacia atrás la tensión aumenta en el cuádriceps. Recuerda que siempre hasta tu límite.
No fuerces.  
5.- Glúteos: cruza la pierna derecha sobre la izquierda y baja. Aguanta 10 segundos sin rebote y cruza al contrario para trabajar el otro glúteo.

¿Estiras después de tus trayectos? Cuéntanos tus opiniones dejando un comentario.

Imagen encabezado https://flic.kr/p/fJRtXv