Hoy en día todo el mundo sabe que el ciclismo es bueno para la salud pero… ¿cuán beneficioso es usar la bici urbana habitualmente? Pressedienst-fahrrad ha identificado varias razones que explican cómo practicando nada más que media hora al día, éste produce efectos positivos tanto para la mente como para el cuerpo.

1.- El ciclismo mejora el sistema cardiovascular

No hace falta decir que hacer algún tipo de actividad física de forma regular reduce el riesgo cardiovascular. Según la Organización Mundial de la Salud deberíamos hacer al menos 30 minutos de ejercicio 5 veces a la semana para ayudar a combatir el sedentarismo y todos los peligros asociados con la sociedad moderna: trabajar sentados, comida basura, etc. Cuando se dice hacer ejercicio, no se habla de hacer un ejercicio de alto impacto o duro; simplemente con hacer un ejercicio moderado y de forma regular ayudamos a incrementar la circulación sanguínea y a que el volumen de sangre en el corazón. Además, ayuda a que los efectos del colesterol se reduzcan lo cual previene que se endurezcan las arterias.

Florence bike culture

2.-  El ciclismo fortalece el sistema inmunológico

Los ciclistas son realmente artistas para mantenerse sanos. Varios estudios han documentado lo que los ciclistas profesionales han probado: que realizar esfuerzo físico en el exterior con aire fresco incrementa la actuación del sistema inmunológico. Es decir, exponerse a diferentes temperaturas de frío y calor estimula de forma muy efectiva el sistema inmunológico haciendo que se haga más resistente a los catarros. Además, el ejercicio físico en el exterior conlleva una mayor exposición a la luz lo que favorece la producción de vitaminas y estimula el sistema inmunológico.

Pero cuidado, estos efectos son a largo plazo, a corto plazo el sistema inmunológico puede debilitarse después de  un entrenamiento fuerte y aeróbico porque el porcentaje de linfocitos que nos protegen se reducen. Por lo que tampoco te vuelvas loco pasando frío sobre tu bici urbana.  

3.- El ciclismo mejora la función respiratoria

La naturaleza cíclica del ciclismo así como el llevar un ritmo es especialmente beneficioso para los pulmones. Durante tus desplazamientos en ciudad tus pulmones continuamente reciben oxígeno y junto con el incremento del ritmo respiratorio hace que se fortalezcan los alrededores del músculo. Unos pulmones en forma bombean más aire y pueden absorber más oxígeno. Lo que mejora si el ciclismo es en el exterior. ¡Pero ten cuidado! Demasiado aire frío, temperaturas menores de 0 grados, pueden conllevar problemas

Florence bike culture

4.- El ciclismo ayuda contra el dolor de espalda

El dolor de espalda normalmente ocurre porque los músculos del torso están muy débiles. Una vida sedentaria y una postura incorrecta mientras se está sentado frente al ordenador o cualquier dispositivo electrónico también ayudan a que estos dolores aparezcan.

Los pequeños músculos entre las vértebras son importantes para la salud y la estabilidad de la espalda, y con la práctica del ciclismo se endurecen. La acción repetitiva del pedaleo ayuda a aliviar el dolor de espalda crónico. Obviamente, una postura correcta sobre la bici es importante. La parte alta del cuerpo debería inclinarse ligeramente para que el centro de la gravedad del cuerpo se asiente sobre los pedales lo más posible. El ajuste del sillín y su altura es importante también. Pero cuidado: no hay unas reglas 100% fiables en esto, ya que cada dolor de espalda es único y el ciclismo podría hacer que tus problemas de espalda vayan a más. 

5.- El ciclismo ayuda a combatir la depresión

Solo con usar tu bici urbana 30 minutos al día ayudas a tu organismo a producir un significante número de endorfinas, y son estas, la razón por la que las personas que montan en bici se sienten más relajados y sufren menos depresión que la gente que hace menos deporte, según un estudio del Hospital Universitario de Tübingen. Además, los científicos creen que incluso el ritmo cíclico del pedaleo tiene un efecto relajante para la mente. 

6.- El ciclismo protege las articulaciones

Dado que la bici soporta la mayor parte de peso del cuerpo el ciclismo es particularmente bueno para las articulaciones. Además, el trabajo cíclico y la relajación en las articulaciones provee más nutrientes y elimina toxinas. Esto es particularmente cierto en la rodilla. De hecho, incluso gente con problemas en las articulaciones pueden montar en bici o incluso optar por una bicicleta reclinada.

Florence bike culture

7.- El ciclismo estimula la mente

Las mejores ideas ocurren mientras estás montando en bici. Albert Einstein y Arthur Conan Doyle son algunos de los ejemplos de gente famosa que disfrutaba de la bici urbana. Esto sucede porque el ejercicio incrementa la corriente sanguínea en el cerebro lo cual hace que mejoren las neuronas. La mente se pone más fuerte. Esa es una de las razones por la que es bueno ir en bici al colegio, instituto o a la oficina.  

8.- El ciclismo mejora la coordinación

Circular, pedalear, mirar de un lado a otro, concentrarse… El ciclismo requiere unas destrezas del aparato motor complejas. Desarrolla varias formas de la conciencia las cuales mejoran las destrezas de coordinación y de equilibrio en niños. Las diferentes sentidos son particularmente intensificados cuando rodamos junto a tráfico. Además, el ciclismo es también muy bueno para la preparación para otro tipo de deportes 

9.-  El ciclismo ayuda a perder peso

El entrenamiento de resistencia es un método efectivo para quemar grasa. El ciclismo puede ser genial como ejercicio aeróbico o también puede ser un fantástico como ejercicio de intervalos. Todo depende de cómo plantees tus trayectos. Las personas que quieren incrementar su metabolismo deberían optar por tiradas más largas y a menor intensidad, en cambio, los avanzados deberían probar el entrenamiento por intervalos, es decir, hacer sprints, cambios de ritmo, etc. Los planes de entrenamiento ayudan a perder peso de forma más efectiva. Ya escribí sobre la pérdida de peso y el uso de la bici urbana en otro post

10.- Ciclismo ayuda a dormir

Científicos de la Universidad de Oregón han descubierto que tanto la fase ligera y profunda del sueño son mejores en personas activas. El desplazamiento urbano es particularmente bueno para las personas que pueden hacer el deporte por la tarde o por la noche. Los deportes de resistencia mejoran la calidad del sueño porque el cuerpo segrega menos hormonas y esto hace que se duerma mucho mejor.